Profesor Leonardo Torres dictó charla sobre la nueva norma de arrendamientos NIIF 16

30 de Noviembre 2017

Durante la jornada, el académico habló sobre cómo será el tratamiento contable y cómo se deben abordar conceptos clave para que las empresas se adecúen a los cambios que se implementarán, tras su entrada en vigencia el 1 de enero de 2019.

 

A través de preguntas como ¿cuál es la nueva definición de arrendamiento?, ¿cómo saber si estoy frente a un contrato de arrendamiento?, ¿en qué consiste la identificación del activo?, el académico del Departamento de Control de Gestión y Sistemas de Información (DCS), Leonardo Torres, dictó la “Conferencia NIIF 16: Arrendamientos”, en dependencias de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile.

 

Al inicio de su intervención, el profesor indicó que “hoy el contrato de arrendamiento, bajo NIIF 17 se considera también un contrato ejecutoriado, es decir que no se reconoce el pasivo y gasto, sino que en la medida en que se ejecuta el contrato. Esto es lo que va a cambiar cuando el 1 de enero de 2019 se incorpore la nueva norma de arrendamiento”.

 

¿Cómo será el tratamiento contable con NIIF 16? La implementación de esta norma cambiará el tratamiento contable en el caso del arrendatario, pues la NIIF 16 elimina la clasificación entre contratos de arrendamiento financiero y los arrendamientos operativos. Para el caso del arrendador, se mantiene el registro que se realiza hoy en día.

 

El académico del DCS indicó que una de las novedades que trae esta norma, cuyo objetivo es asegurar que la información que entregan las empresas se registre de modo tal que represente fielmente las transacciones que ésta realiza, es que “en los primeros años el gasto registrado es mayor, en relación al gasto actual, y después de un cierto punto de equilibrio empieza a ser menor comparado con el gasto actual”.

 

Esto –añadió– genera un beneficio para los arrendatarios. “Hoy día los gastos de arrendamiento operativos son reconocidos como gastos operacionales, bajo la nueva norma el gasto está representado por dos componentes: La depreciación del activo por derecho de uso y el interés del pasivo por arrendamiento. Esos dos conceptos te incrementan el EBITDA, cuando lo calculas a partir del resultado neto del ejercicio”. En este caso, la empresa se beneficiaría incorporando más deuda, porque tendría menos gasto operacional, dijo.

Conceptos

El profesor del DCS también mencionó algunos conceptos nuevos que trae la NIIF 16 como “porciones de capacidad”, que se introducirán con esta normativa, cuyo “impacto dependerá de la política contable que una empresa hubiese aplicado previamente para las porciones, bajo CINIIF 4”, agregó.

 

En su presentación, puso especial énfasis en términos como el derecho de dirigir el uso de activos, porque éstos no se conocen. “Se dice que cambia la norma, que es el control de derecho de uso, pero ¿qué hay detrás de todo esto?, dónde está el análisis que va a ser necesario para los equipos de las empresas que implementarán la norma”, manifestó.

 

También, el académico dijo que hay contratos de arrendamiento que quedan excluidos de la norma y otros que están exentos. Destacó que ambos casos son distintos, porque en el primero no se puede aplicar la norma; mientras que en el segundo depende de la voluntad de la empresa.

 

Al finalizar, manifestó que “el escenario se ve bastante complejo, para aquellos contratos que vienen de periodos anteriores, puesto que hay que determinar si son contratos de arrendamiento o no”. Por esta razón, quienes se encarguen de ver este tema dentro de sus organizaciones el primer ejercicio que deberán realizar será analizar los contratos.


Finalmente, el profesor señaló que es recomendable que los profesionales hagan un listado de los contratos de arrendamiento, establezcan las características propias de cada contrato, y, al mismo tiempo, hagan la evaluación de si con la nueva norma corresponden a uno de arrendamiento o no.

 

Para ver la presentación, haz click aquí.